Alexandre Arrechea

Emblemáticos edificios de Nueva York como el Chrysler o el Empire State sobre peonzas que ruedan pero que no se caen… son algunas de las imágenes que puedes ver en La ciudad que dejó de bailar, la exposición del cubano Alexandre Arrechea en la Galería Casado Santapau hasta finales de febrero.

Acuarelas sobre papel y objetos de madera pintada en colores muy brillantes, muy bien realizados, que mezclan la arquitectura, el diseño y la escultura, con una estética que nos recuerda a los artistas de las décadas de los ’40 y ’50 y que mezclan iconos arquitectónicos cubanos con otros internacionalmente conocidos.

Arrechea utiliza estas imágenes y objetos para criticar el mundo global que vivimos, inestable, a punto de caer pero que afortunadamente resiste de una manera elegante, atractiva y con mucho humor.

Una estupenda oportunidad para conocer el trabajo de este artista cuya obra esta presente en museos como el MOMA y el Guggenheim de Nueva York, el MNCARS de Madrid.

La venta de una de las acuarelas, de pequeño formato, se destinará íntegramente a ayudar a la catástrofe de Haití.

Obras a partir de 6.000 €.