Ana Mendieta

El arte de Ana Mendieta (Cuba 1948 – Nueva York 1985) fue en muchas ocasiones  violento, marcadamente feminista y también crudo. En sus obras incluía sin reparo elementos naturales como sangre, tierra, agua y fuego, y los materializaba a través de fotografías, dibujos, esculturas, películas y presentaciones en vivo.

Su situación personal marcó completamente su obra. Dejar Cuba a corta edad y su ascendencia de raza negra le provocaron continuas dudas de identidad durante su vida en América, que quedaron reflejadas en sus temas, abordando los  limites étnicos, sexuales, morales, religiosos o políticos para invitar al espectador a ignorar sus características individuales y a conectarse con el factor humano universal que compartimos todos.

Durante la pasada edición de Arco se inauguró en Madrid una fantástica exposición dedicada a la obra de Mendieta, la primera celebrada en muchos años y comisariada por el artista también cubano Wilfredo Prieto. Fue una  especie de reencuentro entre ambos, a través de una selección de películas y dibujos (algunos inéditos) se creaba un espacio íntimo para redescubrir la importancia del cuerpo en la obra de la artista.

La selección de películas, reflejaban su interés por la representación mediante la ausencia, cargada de un aura mística y trascendental, y los dibujos mostraban la faceta más intimista y personal de su proceso creativo.

Mendieta falleció muy joven, a los 36 años tras caer por la ventana de su apartamento de Nueva York, sin que su obra se reconociera en vida, pero en las últimas décadas ha ganado el reconocimiento y prestigio merecidos. Hoy en día es valorada como una pionera, una disidente y una gran artista.

Galería Nogueras Blanchad, Madrid. Hasta abril.

Todas las imágenes son cortesía © The Estate of Ana Mendieta Collection, LLC, Galería NoguerasBlanchard Barcelona/Madrid y licenciadas por Artists Rights Society (ARS), New York.