Candy. Damien Hirst & Felix Gonzalez-Torres

Me gusta Damien Hirst, de hecho encantan muchas de sus obras y más después de visitar la estupenda exposición que la Tate Modern le dedicó el año pasado, así que no podía dejar de ver esta exposición.

El hecho de compartirla con Felix González-Torres lo hacía más atractivo aún, y no defraudó mis expectativas.La exposición es como una tienda de chucherías.

Candy window

Por un lado Untitled 1992 de González-Torres en la que montañas y montañas de caramelos de colores y envueltos en papel transparente, se apilan en las esquinas y por el suelo como una alfombra brillante con intención provocadora. Quiere que los cojas y te los comas, para que se cree una acción continúa a lo largo del día, al final de cual un miembro de la galería completa los montones.Algo divertido ya que la norma es NO TOCAR las obras en cualquier exposición. Me acordé de la inauguración de la intervención de pipas de Ai Weiwei en la Tate Modern, con todos cogiendo pequeños puñaditos…

Candy vista expo 3

Glez Torres Untitled 1

 

Glez Torres Untitled 2

Glez Torres Untitled detalle

 

A su alrededor, la serie Visual Candy, 1993-1995 de Damien Hirst que se presenta por primera vez de manera conjunta. Está compuesta por varios lienzos y tablas de muy diferentes tamaños. Fueron pintados como respuesta a una mala crítica que recibió sobre sus famosos cuadros de puntos, que fueron descritos como ¨simples caramelos para la vista¨.

Candy vista expo 2

 

Hirst Visual Candy 3

 

Hirst Visual Candy 2

 

Hirst Visual Candy I

Hirst Visual Candy detalle

Son totalmente abstractos, muy empastados y super alegres. De hecho su intención era la de representar la colección de pastillas de sus también conocidas estanterías, que te ayudar a estar de buen humor, así las titula de formas tan irónicas como Some Fun, Dippy Dappy Dabby o Happiness… No da puntada sin hilo.

Blain Southern Gallery, Londres. Hasta el 30 de noviembre.