Árboles en 3D y urnas de óleo: Yellin + Thieme

Dos artistas muy opuestos pero con el denominador común de “encapsular” sus obras y de estar a medio camino entre la escultura y la pintura, forman mi propuesta artística de esta semana: el escultor americano Dustin Yellin y la pintora alemana Marion Thieme.

Se acerca además la II edición de Madrid Foto (12-16 de Mayo), una feria dedicada exclusivamente a la fotografía de la que Artshopper es colaborador y de la que te contaré más cosas en próximas fechas.

No dejes de contactar conmigo para ampliar cualquier información.

Sara

DUSTIN YELLIN

Formando parte de una exposición colectiva he hecho un gran descubrimiento, ya que hasta ahora no conocía la obra del escultor americano Dustin Yellin, en conversación (titulo de la exposición) casualmente con otros artistas de los que ya he hablado antes como John Baldessari o José Dávila.

Sus esculturas realizadas en resina parecen pinturas en 3D, ya pinta con tinta y superpone diferentes capas de este material, creando un efecto volumétrico sin necesidad de utilizar gafas especiales.

 

Representan formas biológicas, muy sutiles y etéreas… pero que en realidad no existen, son pura ilusión óptica.

 

Me ha gustado muchísimo la escultura que forma parte de la exposición A genetic amplification of an invented pine, con un árbol encapsulado cuyo pedestal es un autentico tronco, fantástica! Además podrás encontrar obras de menor formato pero tan interesantes como ésta y manteniendo la misma fuerza.

 

Hasta el 26 de abril en Conversations II, galería Travesía Cuatro. Obras a partir de 5.000 $.

MARION THIEME

Urnas de metacrilato que contienen pesadas cargas de óleo enfrentadas a sutiles obras sobre papel, dan forma a la exposición de la alemana Marion Thieme.

 

Se trata de obras realizadas en los últimos años y nunca antes expuestas, que nos permiten ver la evolución de su trabajo.

 

Me han encantado los óleos encapsulados, que funcionan como esculturas de pared. Unas urnas en las que Thieme vierte óleo de modo aleatorio. Al secarse, esta masa forma pliegues y huecos irregulares que dan lugar a un bonito perfil rugoso, visible a través del metacrilato. Interviene además la superficie con brochazos mates y brillantes de intensos blancos y apuntes flúor, que acentúan el atractivo de las obras.

 

No te pierdas además las bonitas obras sobre papel, en las que el acrílico parece acuarela, montadas exquisitamente sobre madera.

 

En la galería Casado Santapau hasta el 24 de abril.

Obras a partir de 1.800 € (papeles) y 6.000 € (urnas).