Colección Abelló. ¡Qué maravilla!

La semana pasada estuve en Madrid unas horas, tenía clarísima mi primera parada, no podía ser otra: el Palacio de Cibeles para ver la Colección Abelló. ¡Qué espectáculo!

De arte antiguo no entiendo muchísimo (si es que de algún otro puedo decir que entiendo algo…), lo que recuerdo de mis años de estudiante de Historia del Arte y esporádicas visitas a Museos y Ferias con “old masters”,  pero no hay que ser un entendido para apreciar las maravillas que allí están colgadas.

Se trata de una selección de 160 obras de la colección de Juan Abelló y Anna Gamazo, en la que hay sobre todo mucha pintura y mucho DIBUJO! Fantástico, los que me seguís sabéis lo fan que soy del dibujo y la obra sobre papel, por la cantidad de pistas que ofrecen sobre el hacer de un artista y su proceso creativo, y porque además te permite alcanzar obras fantásticas de un mayor número de genios.

La colección tiene un marcadísimo hilo conductor: el buen gusto. Todo lo que se muestra es más que bonito, independientemente de época, estilo o temática. Es dificil ver una exposición de la que te guste todo o casi todo, y ésta es una de ellas.

Me gusta el marcado carácter local que abre la muestra, homenajeando a Madrid  en la primera sala, con vistas costumbristas urbanas y de alrededores, que nos muestran como fue la ciudad hace ya algunos cuantos años.

Después, una extensa muestra de bodegones y retratos, que dan fe de la intemporalidad de este género y de lo mucho que gusta a sus dueños. Precioso el retrato de Dña. Ana de Austria (1607) de Juan Pantoja de la Cruz, el estupendo diálogo entre La mujer sentada o la escocesa (1918) de Juan Gris y el retrato de Felipe II Rey de Inglaterra con la orden de la Jarretera (1554) por Jorge de la Rua, y sin duda una de las estrellas El joven gallero (1660) de Murillo, junto a los maravillosos dibujos a su alrededor, el de la Virgen y el de las manos maravillosos!

 

Murillo El joven gallero
Murillo El joven gallero

Después una colección de grandes maestros que nos acercan al mundo moderno: bañistas de Sorolla, desnudos de Degas, un violonchelista de Modigliani… rematados por nada menos que 14 obras de Picasso entre dibujos y telas, y 2 obras de Dalí entre las que me quedo con el maravilloso retrato realista de su padre y hermana.

Edgar Degas
Edgar Degas

 

Modigliani
Modigliani

 

Picasso
Picasso

Para terminar, un rotundo tríptico de Francis Bacon, un maravilloso Rothko –  siempre es un placer ver su obra – junto a un despliegue de obras de Miró y algunos de los artistas españoles más destacados del s.XX como Tapies, Millares y Palazuelo.

Francis Bacon
Francis Bacon

 

Rothko
Rothko

Sin duda GRACIAS por abrir las puertas de vuestra colección y dejarnos disfrutarla por un tiempo, ¡un auténtico placer!

No se pueden hacer fotos, así que las que hoy comparto las he encontrado en Google, no son las mejores pero ayudan a documentar este post.

Centro Centro Cibeles, Madrid. Hasta el 1 de marzo