Eduardo Chillida. La curva cóncava

Chillida es una figura fundamental en la historia de la escultura española contemporánea.

Continuador de la línea abierta a principios del s.XX por Picasso y Julio González, en torno a 1950 comenzó a abandonar la imitación del natural en su obra para centrarse en investigar el espacio en la escultura con la ayuda del material empleado.El uso del hierro y hormigón son continuos a lo largo de su carrera.

Foto: Joaquín Cortés y Román Lores
Foto: Joaquín Cortés y Román Lores

En este estudio del espacio hace hincapié una estupenda exposición que se celebra estos días en Madrid y en concreto, sobre el espacio interior que crea la forma curva.

Foto: Joaquín Cortés y Román Lores
Foto: Joaquín Cortés y Román Lores

En él se fijó el propio Chillida en los años 80 cuando trabajaba en una obra homenaje a Joan Miró que acababa de fallecer. Se dio cuenta que en la obra de Miró era habitual el uso de la parte convexa de la curva, mientras que en la suya sucedía lo contrario, se fijaba más en la cóncava, en el espacio interior que queda.

Foto: Joaquín Cortés y Román Lores
Foto: Joaquín Cortés y Román Lores

Para la exposición se han logrado reunir un importante grupo de esculturas, relieves y gravitaciones, procedentes tanto de colecciones privadas como del Museo Chillida y de la colección de la Familia Chillida.

Foto: Joaquín Cortés y Román Lores
Foto: Joaquín Cortés y Román Lores

La visita es sensacional, el espacio es un precioso cubo blanco con una altura fantástica donde ningún elemento distrae la atención de las obras.

Foto: Joaquín Cortés y Román Lores
Foto: Joaquín Cortés y Román Lores

Es importante no sólo por el gran conjunto de obra mostrada sino porque nos permite disfrutar de obras poco mostradas al público hasta ahora.

Foto: Joaquín Cortés y Román Lores
Foto: Joaquín Cortés y Román Lores

Galería Cayón, Madrid. Hasta el 14 de mayo.