Ignasi Aballí. Palabras vacías

Siguiendo con la lista de exposiciones que pude ver en Madrid poco antes del cierre, no podía olvidar la de Ignasi Aballí.

Palabras vacías está formada por dos instalaciones. La primera (que además da título a la exposición) está formada por una línea de 27 plantillas metálicas en las que están grabadas palabras relativas a la ausencia o la inexistencia. Las planchas funcionan como contenedores de palabras huecas, vacías, y es el negativo el que da sentido a la obra; las palabras son:

Abandoned Absent Censored Covered Discarded Ephemeral Erased Hidden Immaterial Imperceptible Inaccesible Inconceivable Nonexistent Refused Rejected Removed Secret Stolen Transparent Unacceptable Unimaginable Unknown Unseen Unthinkable Vanished Voided

Su disposición enfatiza la dramatización de la obra, están colocadas en la línea del horizonte, unas juntos a otras, y al verlas desde el centro de la sala, te envuelven por completo, generando una doble sensación de desasosiego por el mensaje tan frío y vacío que transmiten, como embaucador; no puedes dejar de recorrerlas una y otra vez y todas te llevan de forma automática a una experiencia relacionada con cada palabra.

Visitarla en compañía es muy recomendable ya que la conexión con cada palabra es un ejercicio de lo más personal y único que es divertido compartir.

La otra instalación, Línea roja (2020), es otro friso que envuelve otra zona de la galería, con obras formadas por recortes de periódicos de distintas formas y tamaños, algo muy característico en Aballí, en los que ha impreso en color rojo utilizando distintos tonos de rojo. Toda esta diversidad se conecta en la continuidad de la secuencia, formando una  línea roja constante pero no uniforme. En algunos casos, la línea roja tapa sutilmente palabras impresas en el revés de las hojas, y aunque estén invertidas y tapadas pueden leerse.

La exposición estaba prevista hasta mayo… aún hay esperanza de poder volver a verla.

Galería Elba Benítez, Madrid.