Olafur Eliasson: In real life

El pasado mes de julio se inauguró una de las exposiciones más bonitas que recuerdo y también de las más divertidas. Desde que anunció su vuelta a la Tate Modern había contado las semanas para visitarla y desde entonces he vuelto varias veces…

Olafur Eliasson  te invita a sumergirte en su maravilloso mundo desde el momento en que sales del ascensor, con una instalación de neones que puede recordar la experiencia de la Sala de Turbinas de 2003.

Después las cosas van de bueno a mejor. Desde una vitrina gigante llena de modelos, proyectos e ideas, pasando a una primera sala en la que descubres que ya en sus años de estudiante su interés por la luz, el color, la transparencia, el uso del agua y las bolas de cristal estaban presentes.

Agua, luz, color en un pasillo del que no quieres salir… También un importante espacio dedicado a sus proyectos sociales, interesantísimas sus aportaciones en la búsqueda de energías alternativas para las sociedades menos desarrollas, o el proyecto green light con inmigrantes…

 

 

Hay incluso tiempo para dar juego a tu imaginación y crear tus propios proyectos.. increíble!

Si aún no has estado, aún podrás hacerlo hasta principios de enero de 2020. No pierdas la oportunidad.