Secundino Hernández

 

Secundino Hernández vuelve a Madrid este mes, a su casa, con una nueva exposición que sorprende por la diversidad de formatos empleados y por afianzar una nueva forma de pintar, muy distinta a la que nos tenía acostumbrados en los últimos años, pero que no es nueva.

Imagen cortesía de Galería Heinrich Ehrhardt
Imagen cortesía de Galería Heinrich Ehrhardt

De manera acertadísima, la galería ha recuperado unos dibujos de 2007 en los que el artista esboza las formas que vemos en estos nuevos cuadros, con la ayuda de trozos de una cinta plástica que encontró en los alrededores de su casa.

sh-5

sh-7

La cinta al partirla o pegarla crea ondulaciones, y éstas son las que ahora trata de trasladar a la pintura.

Son pinturas despejadas de materia, no hay empaste. Para ello utiliza pistolas de aire para quitar todo aquello que no necesita.

Imagen cortesía de Galería Heinrich Ehrhardt
Imagen cortesía de Galería Heinrich Ehrhardt
Imagen cortesía de Galería Heinrich Ehrhardt
Imagen cortesía de Galería Heinrich Ehrhardt

El resultado es impactante, sobre todo por distinto, pero una vez que conectas con el, muy interesante.

En general me gustó la exposición, desde el tríptico maravilloso por la intensidad de color, hasta los lienzos en los más distintos formatos donde demuestra su dominio de la pintura.

img_9129

Sensacional el contrapunto con una obra en la que todo es masa y materia, como sin en ella hubiera descargado su paleta de los últimos años para empezar de nuevo.

Imagen cortesía de Galería Heinrich Ehrhardt
Imagen cortesía de Galería Heinrich Ehrhardt

Galería Heinrich Erdhart, Madrid. Hasta el 29 de octubre.