Teresa Solar: Formas de fuga

Hace un mes, a finales de febrero, pude estar en Madrid por última vez para ir a ARCO y aproveché también para ver muchas exposiciones. Me gustaron muchas cosas, la verdad es que en Madrid siempre encuentras propuestas fantásticas, y estos próximos días voy a hacer un repaso de algunas de las que que más me gustaron.

La expo de Teresa Solar (Madrid, 1985) la tenía entre las primeras de mi lista. Es una artista muy joven que ha recibido muchísimas atención en su corta trayectoria, y gozado de éxito y buenas críticas en sus últimas exposiciones. Había leído sobre ésta última, visto fotos y la verdad es que es tan buena como esperaba o incluso mejor.

Se compone de una serie de esculturas cerámicas y una extensa colección de dibujos en las que el color naranja hace de nexo de unión; además, dos grandes esculturas en hierro resina.

Las esculturas son las que más llaman tu atención, pero yo me volví loca con sus dibujos de pequeño tamaño. El papel normalmente da a los artistas la posibilidad de investigar todo aquello que pasa por su imaginación de una forma ilimitada, y en mi opinión, es a veces donde los encuentras de manera más pura.

Son dibujos de formas orgánicas, como de partes internas del cuerpo (esófagos, oído) con este rotundo naranja que te pide a gritos no dejar de mirarlos.

Las esculturas son brutales también, con sus vacíos pintados, y su exterior dejado en bruto; el contraste no puede ser más bonito.

En los dibujos de mayor tamaño, con pequeñas fotografías pegadas a ellos, encuentras la clave de todo, con imágenes del interior de Madrid, con sus operarios con sus chalecos naranjas, ahuecando el subsuelo de Madrid y dibujando su anatomía interior.

No sé cuando podremos volver a salir, ni si para entonces aún seguirá expuesta, así que no te pierdas este video donde la propia Teresa te la cuenta muchísimo mejor que yo. https://www.instagram.com/tv/B92ncboo3WX/

 

Travesía Cuatro, Madrid. Hasta abril.